match.png

Cada día conozco más gente que encuentra pareja a través de las nuevas aplicaciones de ligoteo. Es más, creo que últimamente poquísimas personas se han conocido en una discoteca, una cafetería o paseando al perro. No os alarméis, no voy a criticar esa situación ni mucho menos. Cada uno conoce a “su media naranja” como quiere o como puede; además, a estas alturas eso de que conocer a alguien por una red social no es romántico está bastante pasado de moda. Ya sea porque toda nuestra vida parece depender de apps, o porque nos hayamos llevado suficientes chascos al ver al chico o chica de la noche anterior con algo más de luz y un poco más de calma. Sea como fuera, la cuestión es que un alto porcentaje de personas se atreven a crearse un perfil e intentar encontrar a un alguien similar a ellos en medio de esa enorme red de personas y personajes que pululan por el mundo.

¿Cuál es el problema de todo esto? Pues que cuando creamos ese alias online siempre pensamos que será darle a OK y, ¡venga!, a ligar. Todos nos hacemos ilusiones, y sí, a todos nos quedan preciosas. Pero cuando no te comes un rosco o, como se dice en estos casos, no tienes ni un puñetero “match”, todo cambia. Porque sí, amigos, en las apps para encontrar pareja también existe el rechazo y es, en mi opinión, mucho peor que cuando te rechazan en una discoteca. ¿Por qué digo esto? Cuando una tía, o un tío, pasan de ti una noche siempre te queda lo de “él se lo pierde” y, en parte, tienes razón ya que esa persona no sabe absolutamente nada de ti. Sin embargo, en el mundo digital no ocurre tal cosa. La otra persona sabe casi todo sobre ti, por no decir TODO. Conoce tu nombre, tus aficiones, tu cara y tu estilo, a tus amigos… Y aun así, presiona X. He aquí el problema: cuando te expones de esa manera casi sin tapujos y los otros perfiles que flotan en tu móvil no te hacen ni caso, pues te sientes extremadamente patético.

Reflexionando un poco sobre esto, lo que me pregunto es: ¿de verdad vamos a empezar a basar nuestra valía en que alguien presione X o corazón? ¿Qué pasa si no encuentras a una o varias personas compatibles contigo? ¿Automáticamente eres feo, aburrido y debes recluirte en casa y resignarte a no encontrar a nadie? Hacedme caso, no merece la pena deprimirse por algo tan tonto. ¿Sabéis por qué? Porque las curvas, el pelazo, las sonrisas y lo asombrosamente interesante que puedes llegar a ser nunca lo va a poder contar ni un millón de fotos. Por eso, sal y comete el mundo, aunque engordes.

Por Rodrigo Reynolds.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s