Hoy rugía el viento y el agua salpicaba mi ventana.

Esta tarde, la ruidosa lluvia chocaba sin temor contra mi persiana.

Entonces, lo recordé. Su cara. Sus manos. Todo él.

E, inevitablemente, oí su voz una vez más frente a mí.

Las lágrimas que morían en sus labios. Tensos y desolados.

Sus palabras, inseguras. Su decisión: marcharse.

Incapaz de articular palabra. Sumergido totalmente en su llanto.

Aquella sonrisa tan triste. Nadie podría esconder tanto dolor en una sonrisa.

Sabía que le quería, pero que no podía quedarme allí.

No conseguía entenderlo, ¿por qué dejar atrás algo tan bello?

Quería abrazarle. Que fuera mío para siempre. Jamás apartarme de su lado.

Solo esperaba un beso. Un beso que terminara con todo mi tormento.

Pero me fui. Escondiendo mis lágrimas en la manga.

Pero se fue. Me dejó solo en nuestra cama.

Y la lluvia mojó mi piel. Fría y abandonada.

Mientras el agua chocaba contra la ventana.

Por Rodrigo Reynolds.

12593484_10207309524188928_8844090426464316381_o
Fotografía de Mercedes Mateos.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s