Andrea1
Fotografía de Rodrigo Reynolds.

 

Te vestiste de furia, y me despreciaste.

Gritando. Lamentando haberme conocido.

Gritabas y maldecías.

Maldecías y llorabas.

Llorabas tan profundo,

que el reloj nos observaba.

Atónito. Vomitando segundos.

Segundos que habíamos compartido.

Y que tú, ahora, lamentabas.

Lamentabas haberme conocido.

Porque yo te conocía más que nadie.

Me mirabas. Te miraba.

Y no solo el tiempo, el mundo se paraba.

Y los segundos, los minutos y la furia,

todo terminaba.

Pero tú, ahora, solo gritabas. Y yo,

me vestí de angustia, y escuché.

Tú. Yo. Y tantos gritos en la nada.

Por Rodrigo Reynolds.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s