Hacía tiempo que había olvidado mis sentimientos. Bueno, más bien, los había ahogado en alcohol. Pero ni la ginebra barata podía combatir contigo. Fue verte y sentir cómo todo mi cuerpo se retorcía de dolor. Oí a mi corazón atragantarse solo por sentirte cerca.

Mientras, tú, impasible. Acercándote, sonriendo, y guiñando un ojo. Aquel maldito ritual que siempre acababa conmigo buscando mi ropa y mi dignidad por tu habitación. Pero esta vez, cuando me tocaste, sentí que algo había cambiado. Un resorte, casi imperceptible. Una arcada.

Del amor al asco, solo hay un paso.

Por Rodrigo Reynolds.

wallpaper paper leones

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s